ÉRASE UNA VEZ-EL INQUILINO COMUNISTA

El Inquilino Comunista

El Inquilino Comunista

(Article publicat a la revista Rock Zone el mes de juliol de 2008)

INCIOS-1991

Jóvenes Sónicos

Jóvenes Sónicos

JAVI LETAMENDI  (batería) “El Inquilino Comunista se forma, creo recordar en el año 1991. Todos habíamos tocado con más amigos, pero éste fue nuestro primer grupo, digamos, serio. Formar un grupo no es fácil, y es necesario que las energías estén equilibradas, tanto musical como extramusical. Si formas un grupo de cuatro personas como El Inquilino, dos guitarras hermanos, Santi y Álvaro, un bajista, Juan y un batería, yo, al final es como tener tres novias. Llegamos, al comienzo, a tener incluso un cantante,Diego, pero la situación en ese momento no cuadró. En nuestro primer concierto, organizado en mi casa, con el beneplácito de los vecinos y de mis aitas (padres –ndr.), y en el que todavía no teníamos nombre invitamos a nuestros colegas, y entre ellas había una chica que dijo que no podía asistir porque no se encontraba muy bien, dado que según ella tenía lo que ella llamaba “El Inquilino Comunista”, es decir, la regla. Pintamos un cartel enorme con el dibujo de una bragas (no voy a dar más detalles) y el nombre en grande. Para nada pensamos que fuera el nombre definitivo, incluso llegamos a tener otros, pero al final siempre volvíamos a este, y se quedó para siempre. Al principio ensayábamos en mi casa con horarios pactados con mis vecinos y aitas, luego en casa de Juan, donde teníamos un txoco, y años después pasamos al caserío de Santa Maria de Getxo, donde en la actualidad ensayamos muchos de los grupos de la movida actual: We Are Standard, Olimpic, Dynamo, McEnroe, etc. No recuerdo exactamente el primer tema que escribimos, pero sí ciertos temas del comienzo como ‘Cruel’, ‘Get Out’, etc. Y también recuerdo días. El día que celebramos mi cumpleaños ensayando y sacando una nueva canción entre todos, se llamó ‘19th’ en honor a los años que cumplía; o el día que grabamos el vídeo de ‘Eyelinner’ con Les Perriers, quienes nos ayudaban en el tema de creación de portadas, camisetas, vídeos, etc. Con ellos generamos aquellas ideas de poner en el suelo las portadas de los singles que teníamos para publicar y las enguarramos a brochazo limpio de pintura. De esa manera no había dos iguales. Al comienzo de El Inquilino en la escena musical de Getxo había muchos grupos que ya estaban haciendo cosas interesantes gracias al nivel económico-social, a la ayuda del aula de cultura del ayuntamiento que aportaba en la financiación de maquetas, carteles, videos, etc. Pero sin duda la escena en Getxo para nosotros estaba abanderada por Los Clavos. Ellos eran nuestro referente, nuestros formadores, la línea a seguir. Muchos otros surgieron después, como Gravestones, The Growl, Los Nadie, Heartbeat o Lord Sickness, en el que estaban mi hermano Andrés y Ricardo Zamanillo, que luego sería el segundo bajista de El Inquilino. En Getxo siempre ha habido grupos haciendo todo tipo de músicas: punk, garaje, jazz, soul, rock, blues, y un largo etc. Hay grupos que por supuesto cantan en euskera, en castellano, y nosotros optamos por el inglés, dado que la música que escuchábamos (Pixies, Sonic Youth, La Velvet Underground, etc.) son grupos que utilizan el inglés. No sabíamos hacerlo de otra manera, y ni siquiera se planteó, surgió así sin más. Aunque musicalmente no teníamos mucho que ver, la prensa se empeñaba en ponernos la etiqueta del “Getxo Sound”, pero para mí no existía tal, aunque sí había una movida, como pudo ser la movida madrileña. En los comienzos de El inquilino otro grupo que nos influyó de forma notable fueron Cancer Moon, es decir Jon Zamarripa y Josexto Anitua. Con ellos grabé cuatro temas del disco Moor Room, de los que me siento especialmente orgulloso, dado que me parece una de las obras maestras de ese momento. Recuerdo ensayos en los que Jon me traía una cinta de casette en la que ponía “Stupid Pumpgirl #17”. Se trataba de la toma 17 que era la que habían grabado los dos al aire con un micro en su habitación y que era la toma que exactamente reflejaba lo que querían transmitir. Fue apasionante trabajar con ellos. Recuerdo ahora esas grabaciones con especial nostalgia dado que Josetxo se suicidó el 22 de abril del 2008 y tal noticia me causó un tan gran impacto que aún no se si seré capaz de sobreponerme. He compartido y comparto cosas con mucha gente dentro de la música y es el primer gran músico con el que ya no podré repetir la experiencia de compartir escenario, ensayo, grabación, o cualquier tipo de actividad dentro de este gran mundo de emociones que es la música. A nivel estatal medios nos juntaron con bandas como Los Planteas, Australian Blonde, Parkinson DC, El Niño Gusano, etc. pero realmente cada uno hacíamos lo nuestro. Personalmente si que he creado lazos personales, como por ejemplo con Paco Loco, o en su día también con el fallecido Kike Turmix, o con Mike Galinsky, con gente de sellos, de oficinas, etc. Ya más adelanté nos sorprendía que nuestra música gustase tanto, porque realmente nosotros hacíamos la música que nos gustaba a nosotros, y no la hacíamos ni la hacemos porque pensamos que pueda llegar a gustarle por ejemplo al dueño de la discográfica para que invierta más en nosotros o pensando en el público, etc. Por eso me sorprendió la acogida de nuestros discos. Pasaron muchos años hasta que pude valorar adecuadamente el primer disco del Inquilino. En aquel momento y durante años pensaba que era una mierda, y ahora creo que esta de puta madre. La primera maqueta la grabamos en un día en Lorentzo Records con Aitor, tengo pocos y buenos recuerdos de aquella grabación. Me acuerdo más de la siguiente maqueta con Carlos Creator, un genio sin más. Hubo otra maqueta no publicada, pero que anda por Internet, grabada con Pitxel. Lo primero que lanzasteis de forma “oficial” fue el EP Extended Play, en otoño de 1992. Cuando lo sacamos sentí lo mismo que ahora cuando saco un disco o grabo a un grupo: que ya no es mío. Es un sentimiento que tengo al inmortalizar la música. Realmente pienso que grabar algo es la muerte en sí de la música, ya que la música es sentimiento, es emoción y plasmarlo es dejarlo ahí quieto, sin poder hacer ya nada, sin poder volver atrás, es decir, para mí ya está muerto. Por lo tanto ya no es mío, es de quien quiera escucharlo. De Extended Play lanzamos 1.000 ejemplares que no duraron mucho y decidimos no volver a editarlo. Es algo que volvimos a repetir con los singles, si alguien los quería o los compraba en el momento o ya no estaban disponibles, por eso los vendíamos en los conciertos y se agotaban en seguida. Y poco después llegó nuestro primer gran momento como grupo que fue tocar junto a Pavement. De aquel concierto grandes recuerdos como dejarle el ampli a Steve West, que agradeció enormemente. Más tarde el bajista de Pavement, Mark Ibold, apareció en la portada de la revista inglesa NME con una camiseta de El Inquilino, y años después,  cuando volvieron a Bilbao, según bajó del autobús me miró y me dijo, ‘Hola Javi, sabía que ibas a venir’. Por supuesto les llevé de pintxos por el casco viejo de Bilbao.  Fueron experiencias de las que nunca olvidas”.

¿Hay mejor modo de debutar?

¿Hay mejor modo de debutar?

EL INQUILINO COMUNISTA-1993

 “El disco lo produjo Thierri Duvugneau y se grabó en Burdeos. No recuerdo como contactamos como Thierri. Imagino que Santi estuvo hablando con la gente de La Perrera o Nuevo Catecismo Católico, y ellos nos lo recomendarían. Pero no lo sé del todo cierto. Fueron siete días intensos, de estar conviviendo juntos día y noche. Allí fue donde comenzó mi pasión por las grabaciones. Aprendí mucho y eso fue lo que me impulso a grabar más tarde muchas maquetas y discos para grupos como Electrobikinis, Cujo, Rockadelica, Ya Te Digo, Boobie Punkers (grabado en Brooklin), The Sinclairs, Cordura, o los últimos, Olimpic. Lo que sí que recuerdo es que no hacíamos nada y no nos dejábamos influenciar por la persona que nos grababa. En realidad teníamos nuestro sonido bastante definido y los técnicos se limitaban a hacerlo sonar de la mejor manera posible, y pese a ser nuestro primer disco no estábamos para nada nerviosos, porque no teníamos ninguna presión, más que el tiempo impuesto. No había presión de medios, de público, de discográfica, de expectativas a cumplir, nada. Sólo nos importaba que nos gustara a nosotros, y fue fácil, muy fácil. Como anécdota recuerdo que había un técnico que parecía el loco de Asunto Tornasol de Tintín y nos hacía mucha gracia. Era el que arreglaba las cosas técnicas cuando no funcionaba algo en el estudio. Creo que el disco representa el espíritu del grupo en ese momento. Se nota la energía, la frescura, la naturalidad por todos los lados. El disco fue muy bien acogido y las críticas que recibimos fueron buenas. Creo que es mi mejor primer disco que podía haber grabado en mi vida. Tras la grabación salimos de gira. Para ello escogimos una furgoneta bien preparada para aquellos años. Nos costaba pasta alquilarla, pero siempre hemos pensado que era muy importante viajar en condiciones adecuadas. Te estás jugando la vida en cada viaje. Duermes a deshoras, trasnochas, no descansas bien, y además hay que conducir, etc. Es importante tener una persona que conduzca y que transmita confianza. En su día esa persona fue Inaz Fernández. En la furgoneta se escuchaba de todo, hasta ronquidos. De aquella época, recuerdo un concierto en la plaza Real de Barcelona, que nos enfadamos con el público porque subían al escenario una media de cinco o seis personas por tema. Lo que nos molestaba no era que subieran o se tiraran al público, sino que nos pisaran los pedales, nos desenchufaban, o nos pegaban una patada al micro cuando estabas cantando, y el golpe en los piños de un micro no es nada agradable. Nos pusimos serios, y la gente no sé si entendió nuestra postura: Subir y hacer lo que os dé la puta gana, pero no nos molestéis que estamos tocando. Por aquel entonces también actuamos con Sonic Youth y The Breeders. Recuerdo a Kim Gordon dándose un masaje antes de tocar, desde entonces mi sueño es tener un masajista en las giras. Recuerdo una conversación entre Josetxo Anitua, Thurston Moore, y yo, en la hablábamos de estilos, evolución de los últimos años, comparación de discos, etc. Fue casi una hora de conversación profunda aprendiendo con dos genios. Un orgullo. También recuerdo mis fotos a Sonic Youth en directo, que más tarde fueron dos de ellas portadas del fanzine The Reserve de Barcelona, y del Ruta 66, donde me enfadé mucho ya que publicaron mi foto y pusieron que era de su archivo. Un detalle muy feo cuando no les cobré nada. También recuerdo en Vitoria, en sala Elefante Blanco, con The Breeders. Se nos habían acabado las cervezas y me dio por entrar en su camerino, y mangar un par de birras. Resultó que eran de importación, se las traían ellas, y por supuesto las tenían contadas. Me cayó una bronca y con razón. Pero eso sí, sabe muy rico tomarte una cerveza de Kim Deal. A su salud, que falta les hace, al menos a su hermana. De todos estos grupos con los que tocamos, si me encuentro con los Yo La Tengo, pues tenemos para un buen rato de conversación. Con Cat Power, con la que giramos cuando estuvimos en la costa este de Estados Unidos tocando, la última vez que estuvimos juntos en un concierto suyo aquí, acabó llorando en mis brazos. La pobre tenía nostalgia y se sentía sola, así que supongo que tenemos una conversación pendiente”.

 

Bluff, ¿qué bluff?

¿Bluff? ¿Qué bluff?

BLUFF-1995
“Por aquella época editamos varios EPs como Cool Trash, Radio CD o Test. Podríamos decir que ésa fue la etapa más prolífica de la banda. Cool Trash eran los desechos del Bluff y lo publicamos mediante la revista Factory. Se esperaba que hubiera sido un disco, y supongo que les decepcionamos por falta de comunicación. Radio CD contiene uno de los mejores temas para mí, y Test fue una declaración de intenciones en contra de los sellos multinacionales y a favor de los sellos independientes. Para mí es el que mejor suena de toda la discografía junto con el Bluff, eso sí, hablamos estrictamente de sonido. El tema ‘The Gag’, fue al que más tiempo con diferencia le dedicamos en cuanto a preproducción. Grabamos una maqueta en el local con mi 8 pistas analógico de cinta (comprado a mi profesor de música del colegio alemán, que a su vez decía haberlo comprado a Tangery Dream). Y fue probablemente el tema al que más tiempo hemos dedicado en grabación y mezcla en el estudio. Así suena, claro. En general los temas salían de forma natural en el local, y no solíamos darle muchas vueltas, le dábamos más importancia a las canciones que a la producción. Por eso nuestra seña no era un hit determinado sino un buen puñado de canciones y sobre todo un sonido, ritmos machacones, bases sólidas, guitarras limpias o distorsionadas, y melodías. En definitiva buenos temas. Recibimos una oferta para fichar por RCA, pero finalmente la rechazamos. Por supuesto, a veces piensas qué hubiera pasado de haber fichado por ellos, igual que piensas en qué habría pasado si hubiera seguido con esa novia, o si no hubiera cambiado de curro, o si no me hubiera enfadado con aquel amigo. El futuro y el pasado no existen. Sólo existe el presente. En verano de 1994 nos volvimos a trasladar a Francia, esta vez para trabajar en nuestro segundo disco con Ian Burgess como productor. Ian aportó la veteranía, el saber hacer, saber plasmar la energía, la frescura de nuestro sonido. Se vino varias veces de gira con nosotros. Le hacíamos gracia. Le pagábamos los gastos y se emborrachaba con nosotros. Supongo que más que gustarle nuestra música, le caímos bien. Recuerdo que no retocaba casi el sonido y que no metía excesivos efectos. Trabajaba mucho el sonido desde la posición del micro o de la utilización de un micro de ambiente, pero no se metía a retocar o decidir si era la caja o la guitarra adecuada, ni siquiera el arreglo. Se limitaba a sacar el máximo partido a nuestro sonido, en definitiva, lo que yo llamo un técnico. No se metió en temas de producción. El título habla del disco, Bluff, es una ironía sobre la música indie. Si nuestro primer disco fue la frescura, este segundo representa el sonido de El Inquilino, y el tercero sería la madurez. Cuando todo estaba preparado para iniciar la gira, Santi tuvo un accidente. En realidad tuvo dos grandes accidentes durante esos años y en uno de ellos casi pierde la vida. Aún mantiene, junto a su guitarra SG, un metal que le quitaron de una pierna y que supongo utiliza para acordarse de tal accidente. A veces lo utiliza también para hacer ruido con la guitarra, pero bueno (risas). Por esa época también aparecimos en un par de pelis. En Salto Al Vacío de Daniel Calparsoro aparecemos Alvaro tocando la guitarra, Inaz tocando el bajo y yo con la batería. Inaz nos ayudaba con muchas cosas, pero no ha tocado nunca en El Inquilino. Juan y Santi estaban de vacaciones cuando se grababa, así que le dijimos a él si quería salir. Conocimos a Nawja Nimri, y a través de ella, que era su pareja también conocimos a Daniel Calparsoro. Recuerdo que la grabación de la película me recordaba a cuando grabamos un disco, pero me parecía mucho más difícil. Vamos, que rodar una película me parece mucho más difícil que grabar un disco. Hay demasiados factores que determinan si un plano está bien o no. La otra película en la que aparecemos es Historias Del Kronen. En 1995 utilizamos la pasta que habíamos ganado con la gira del Bluff para darnos un homenaje y hacernos una gira por USA. Siete bolos en nueve días organizados por Mike Galinsky y su mujer Suki Hawley (a la que dedicamos el primer tema del Discasto). Ambos, marido y mujer, presentaban su primera película Half Coocked, que trataba sobre los problemas internos que tiene un grupo de música estando de gira. Aprovecharon para conjuntamente organizar la gira presentación de su película, proyectándola antes o después de los conciertos de bandas como Guvner, Sleepyhead, Cat Power, Dump (Yo LA Tengo), Make up, en los que también tocamos nosotros. Recuerdo que nos llevaron al local de ensayo de Yo La Tengo, que me sorprendió por la humilde, y justo al lado estaba el de Sonic Youth, en el que también entramos. Estaba repleto de amplis, es como si Thurstoon y Lee tuvieran 8 amplis cada uno. Increíble. Recuerdo que la gente en los conciertos nos invitaba a dormir a su casa. Recuerdo haber dormido en casa del cantante del grupo Velvet Cruz y en la del batería de Dinosaur Jr. Aquello sí que era una escena”.
 

Hasta los mejores fallan de vez en cuando

Hasta los mejores fallan de vez en cuando

DISCASTO-1996
“Se nos ocurrió que queríamos grabar un disco en directo, al menos guitarras, bajo y batería. Y para ello pensamos que la mejor opción era utilizar mi equipo de grabación, y hacerlo “en casa” para abaratar costes de estudio. Ian se animó a hacerlo y sólo nos faltaba el sito. Santi habló con un amigo suyo, y nos dejaron una mansión, más propicia para una película de terror de Koldo Serra, que para grabar un disco. Salones enormes con todo de madera, techos altos, y casi abandonada. Fue brutal. Con Bluff, al hacerse en el estudio de Ian, éste lo supo hacer muy bien. En cambio en Discasto, a pesar de que el sonido del disco es muy bueno, su fallo vino en la masterización. El disco tras la masterización sonaba pobre y sin volumen con respecto a otros discos y por eso no gustó tanto. La gente no entiende de volúmenes, pero al subconsciente le afecta mucho. Las canciones quizás habían perdido frescura, pero ganaron en madurez, y hay gente que ha sabido apreciar ese disco. Tras su publicación no nos separamos, de hecho nosotros no nos hemos separado nunca, Ha sido más bien un abandono. Pero aún hoy seguimos quedando con cierta regularidad y es muy probable poder ver al Inquilino en directo, por ejemplo, en el 2001 estuvimos tocando el Espárrago Rock, en 2005 giramos con Devendra Banhart, en 2007 el BBKlive y en el BAM y quién sabe si en un futuro no muy lejano se ve al Inquilino edita algo. No sabemos lo que vamos a hacer”.

El regreso del ejercito rojo

El regreso del ejercito rojo

DOGBOX-2005
“Creo que fue la distribuidora, Caroline, quien nos ofreció editar una caja con nuestros discos. Dogbox fue una intentona de juntar todos los trabajos que hasta ahora habíamos hecho. Fue difícil porque algunos masters estaban perdidos, y porque al final no pudimos meter todo, por falta de espacio. Ya cada vez tiene menos valor una portada o un libreto interior, y más la capacidad de almacenamiento del Ipod, PDA, teléfono móvil, o lo que sea, para poder almacenar más tiempo de música de la que nunca en la vida escucharás”.
 
LEGADO E INFLUENCIA
“Actualmente, el único que está haciendo algo en la música soy yo, Ricardo Andrade tocaba la guitarra en Cujo, pero ya lo dejaron también, y Santi y Alvaro nada, bueno, tocan la acústica para su familia y amigos. Yo sigo grabando, produciendo, remezclando, y tocando una de las dos batería de We Are Standard. Antes más bien pensaba que no habíamos influido más que a un par de frikis. Pero a lo largo de los años la gente me ha ido transmitiendo, contando sus experiencias, sus recuerdos… y ahora es cuando soy consciente de que hemos influenciado a muchos grupos y me siento muy orgulloso de ello. Gracias a su reconocimiento, mi ego es más y más grande cada día y tengo que darle de comer. Cualquier día se me olvida y lo dejo abandonado en una canción”.

Anuncios

7 Respuestas a “ÉRASE UNA VEZ-EL INQUILINO COMUNISTA

  1. Muy bueno Uri, por cierto, todavía tienes mis vinilos de “Discasto” y “Bluff”…
    un abrazote!!!

  2. Qué bueno!!!! He llegado por casualidad, y eso que tengo un blog que se llama echocord 🙂
    De hecho, hace poco conocí a Javi Leta y me lo pasé de puta madre hablando con él de los tiempos de El Inquilino. Lo podéis leer aquí
    http://echocord.blogspot.com/2009/08/electrosonicsound-burgos-21809.html
    Voy a poner esta entrada de tu blog en un sitio especial en el mío 🙂
    Saludos

  3. Que envidia, los Sonic, Pavement, pensar que yo sólo tenia 10 años cuando El inquilino andaba dando caña….ahora tengo 23 y me flipa la música que hacías entonces…por cierto no hago más que escuchar a Standard….y Dynamo, que también toca(ba) en el baserri de azkorri…que pena que se separen, el 24 de septiembre ultimo concierto…prometían

  4. mi primer concierto “indi” fue el vuestro, en La Iguana de Vigo, por el 94 o 95, ya no me acuerdo, tenía 17 años y flipé tanto que hoy sigo escuchando vuestros discos pero intentando no asustar a mi hijo con los aspavientos… (y mi mujer todavía me mira raro…) pero los hago igual, jajaja
    Enormes, enormes, brutales

  5. muy emotivo muy sincero, muy emocionante…nunca los vi pero si tuve un casete grabado que alguien me presto

  6. GRANDES INQUILINOS. Que tiempos aquellos en los que todos los jueves había concierto en el Gwendo, la gira del Getxo Sound con The Growl, Cujo, Los Montarbo y los exquisitos Dry Flies. Nostalgia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s