ENTREVISTA A HENRY ROLLINS

A PROPOSITO DE HENRY

Tengo la teoría de que una buena entrevista casi nunca es mérito del periodista, sino del entrevistado. Uno ya puede prepararse el mejor de los cuestionarios, que si el interlocutor no tiene ganas de charlar no habrá nada que hacer. Por el contrario, si te encuentras con un tipo interesante al que le gusta platicar tan sólo tienes que encender la grabadora que el resto vendrá rodado. Es el caso de Henry Rollins, un tipo con cuerpo de soldado espartano y mentalidad renacentista: cantante, escritor, locutor de radio, presentador de su propio programa de televisión, The Henry Rollins Show, y actor, aunque de los malos, malos (le podremos ver en la segunda temporada de la serie Sons Of Anarchy), y que además tiene la virtud de hablar por los codos.

Últimamente estás más centrado en el mundo del spoken word que en tu faceta como músico. Para aquellos que no estén familiarizados con el término qué es un espectáculo de spoken word.
Básicamente se trata de explicar historias. Lo vengo haciendo desde hace años. Voy a los sitios y explico una historia con la esperanza que sea interesante para la gente. Siempre trato de añadirle un toque de humor, porque la vida en sí tiene aspectos humorísticos, aunque no siempre, por eso me gusta que describan lo que hago como un espectáculo humorístico.

¿Cómo empezaste a hacer este tipo de espectáculos?
Empecé a hacerlo como una distracción a los muchos conciertos que por aquel entonces, a principios de los 80 daba con mi grupo Black Flag. Fue un promotor de Los Angeles quien por primera vez me preguntó si estaba interesado en dar un espectáculo de este tipo. Tan sólo se trataba de salir al escenario y leer cosas que había escrito o explicar historia que me habían sucedido y que creía que podían ser interesantes. Así que pensé, ‘por qué no’. La primera vez que lo hice, en el 83, cobré diez dólares, y al acabar la actuación la gente me decía, ‘tienes que seguir haciéndolo tienes talento. Lo que explicar es gracioso e interesante’, y des de entonces lo vengo haciendo con cierta regularidad. No es que ya no me guste cantar, pero me gusta subirme a un escenario y hablar sobre mis inquietudes. Llevo más de 25 años haciéndolo y no me he cansado. Ayer regresé de dar un espectáculo en Johannesburgo, en Suráfrica, era la primera vez que estaba en ese país. Los spoken words me permiten vivir experiencias como ésta.

¿Es muy diferente lo que sientes cuando actúas con tu grupo de música a cuando lo haces tú solo para un espectáculo de spoken Word?
Depende. Ambas son experiencias increíbles y he vivido grandes momentos haciendo ambas cosas. La gran diferencia es que cuando estoy tocando con el grupo, si alguno de nosotros se equivoca nadie se subirá al escenario a decirnos, ‘tíos os habéis equivocado’. Sin embargo, con el spoken Word cada palabra cuenta, no hay ninguna guitarra detrás para cubrirte las espaldas. Eso hace que cada vez que salgo al escenario para un spoken Word, sea una especie de reto. No es fácil, puede ser divertido pero nunca he salido al escenario con la sensación de que lo tenía todo hecho antes de iniciarse el espectáculo. Por decirlo de algún modo, los spoken words son espectáculos más intelectuales que un concierto, lo cual no significa que la música no sea intelectual, pero en un concierto juega un papel mucho más importante la cuestión emocional.

Tienes tu propio programa de televisión, The Henry Rollins Show, donde has tenido la oportunidad de entrevistar a personajes muy interesantes, de Oliver Stone al magnate del porno Larry Flint. ¿Ha habido alguien que te haya impresionado especialmente?
Muchos de los entrevistados han sido realmente fascinantes. Me llevé una sorpresa con Marilyn Manson, una persona muy interesante. Oliver Stone es increíble. Le conozco desde hace muchos años y no deja de sorprenderme. Es una persona que piensa diferente al resto. Otro fue Gore Vidal, uno de los mejores escritores norteamericanos y uno de mis ídolos. Ese día fue muy especial para mí. Conocer a Williams Shatner, el Capitán Kirk de Star Trek, fue asombroso.  Es alguien con una personalidad única. Chuck D de Public Enemy es brillante, alguien con quien poder pasarte toda una tarde charlando. Tener el programa supone mucho trabajo, pero sólo por haber conocido tanta gente interesante merece la pena.

Me sorprendió el último programa de la pasada temporada. Un especial con Steven Tyler de Aerosmith, donde le hiciste una entrevista de una hora.
Un gran tipo y una persona muy genuina. Es tal y como se muestra, y no pide perdón ni esconde nada de lo que ha hecho al largo de su vida. Si le preguntas por las drogas te dirá, ‘sí, durante una época iba ciego todo el día’. Fue un gran invitado, alguien muy interesante de entrevistar. Antes de hacer el programa, los productores me dijeron, ‘Steven Tyler quiere conocerte antes de hacer la entrevista, éste es su teléfono, llámale’. Yo no le conocía, era y soy fan de Aerosmith pero nunca antes había tenido la posibilidad de hablar con él. Le llamé, descolgaron y dije, ‘hola soy Henry, puedo hablar con Steven Tyler’, y entonces Steven Tyler se puso a cantar, ‘Heeeenrrrryyyyyy’. Estuvimos hablando un  buen rato. Me comentó que quería conocerme antes del programa, sin productores ni mánagers,  ni cámaras de por medio. Así que quedamos y estuvimos hablando de Black Flag, de Aerosmith, de música blues… Yo lo sabía todo sobre él, y él, sorprendentemente, lo sabía todo sobre mí. Al día siguiente grabamos el programa y fue aún mejor, porque ya habíamos roto el hielo. Fueron dos días muy intensos.

¿Qué hay de tu faceta como cantante? ¿Tienes pensado grabar pronto?
No tengo ninguna intención de grabar ningún disco a corto plazo. He dedicado gran parte de mi vida a grabar discos y ahora mismo me siento cómodo sin hacerlo. Actualmente hay otras muchas cosas que me interesan más. Grabar un disco es un proceso que te ocupa entre seis y nueve meses de tu vida, tiempo que puedo dedicar a cosas que ahora mismo me resultan más estimulantes. Me daría mucha pereza tenerme que encerrar con un grupo en un estudio.

Últimamente se están reuniendo muchas viejas glorias de la música. Imagino que os habrán hecho muchas ofertas para que te reúnas con el resto de los miembros de Black Flag.
Black Flag no es mi grupo, pero imagino que Gregg Ginn (guitarrista original de Black Flag) las habrá tenido a montones. De todos modos a mí no me ha dicho nada. Pero sé dónde quieres ir a parar y te diré con toda firmeza que por mucho dinero que me ofrecieran paso de reunirme con Black Flag. Es un tópico, pero el dinero no lo es todo, y de qué serviría el dinero si la banda no es buena. Desde un punto de vista artístico volver con Black Flag no me motiva. ¿De qué serviría volver a tocar todas esas viejas canciones, a dónde nos puede llevar eso? Vi a Van Halen en su gira de reunión hace un par de años y estuvo bien. Eddie Van Halen es uno de los mejores guitarristas de la historia y toco de mil maravillas, y David Lee Roth estaba en buena forma y también tocó muy bien, fueron dos horas fantásticas…

¿Entonces?
Conozco a David Lee Roth desde hace muchos años, creo que es una persona encantadora y me considero amigo suyo, pero yo no puedo verme haciendo lo mismo que él, me deprimiría. Con casi 50 años sería incapaz de cantar canciones que fueron escritas hace tres décadas, eso es algo que un músico como John Coltrane, una de mis máximas inspiraciones, nunca haría. O imagínate a Miles Davis saliendo a un escenario y diciendo, ‘Hola gente voy a tocar canciones de mis primeras grabaciones’ . Los jazzmen nunca miraban atrás, siempre estaban innovando y probando cosas nuevas, y eso es lo que admiro. Tienes que ser muy consciente de quién eres en cada momento y actuar consecuentemente. Otro ejemplo. Hace un par de años también vi un montón de veces a los Stooges, cuando se volvieron a juntar. No descubriré nada diciendo que Iggy Pop es un ciclón sobre el escenario, un puto huracán, es el mejor, pero… ¿el disco que grabaron los Stooges tras reunirse es bueno? Para nada. Eso es lo que no quiero que suceda conmigo, prefiero intentar hacer cosas nuevas y diferentes. Podría subirme a un escenario y cantar los viejos temas de los Black Flag sin ningún tipo de problema, aún recuerdo las letras, pero no lo haré. Es como la música hardcore, ya no me interesa. El hardcore está muy bien para cuando eres joven, pero yo ya estoy cerca de los 50 y mi vida va por otro camino. No me entiedas mal, el hardcore ha sido una parte vital de mi vida, pero ya he pasado página. Ya no me siento como cuando tenia 19 años, ahora me estimula más un disco de Tom Waits que cualquier disco de hardcore.

Entrevista a Marilyn Manson en The Henry Rollins Show-Primera Parte.

Entrevista a Marilyn Manson en The Henry Rollins Show-Segunda Parte.

Anuncios

Una respuesta a “ENTREVISTA A HENRY ROLLINS

  1. Aunque tiene toda la razón del mundo, como me duele leer lo que dice….es un tipo íntegro, sin duda…pero daría mi brazo por ver a Black Flag…sólo una vez…tengo 34 y se me sigue poniendo los pelos de punto con el Hardcore y el punk…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s